¿Sorprender?

¿A quién no le gusta sorprender? Verdad que esta vida está llena de pequeños detalles importantísimos para nuestro bienestar? Cuando se llega a un nivel en que lo original, lo excesivo, lo personal se hace necesario, es porque hemos alcanzado altos grados de sensibilidad. Lo sensible no es algo inaccesible, es una exigencia personal al alcanzar un "gusto" que va más allá de lo vulgar. Lo vulgar no interesa. un plato roto puede ser una maravilla y siempre conservará su "esencia"

Calle Temple, 11 b- 07001 - Palma de Mallorca - Spain