top of page
ieb_col_tA6ozaZ.jpg

ATAURI
BELÉN ESCUTIA
ADRIÁN GARCÍA
JAMES LAMBOURNE
MARC SPARFEL

MA arte contemporáneo presenta a cinco  artistas que abordan temas que tienen que ver con el mediterráneo y sus matices. La mayoría de ellos viven o ha vivido en la isla y están impregnados de azul.

Atauri lo atrapa en sus inconfundibles burbujas, ese mar que petrifica en forma de iceberg y que flota sobre otro mar tranquilo. Sus obras evocan paz ante la observación de la naturaleza y propone un diálogo constante con ella. También presenta esos pinos emblemáticos que han resistido todos los avatares del tiempo, aferrándose a la tierra o a la roca y que aún huelen a mar.

La obra de Belén Escutia presenta otra visión de esos mares, que podrían ser todos. La artista recoge momentos en que el hombre se enfrenta a ese medio, el agua. El buceo, haciendo uso de técnicas como la apnea, nos adentra en los paisajes que atraviesa y que se convierten en una necesidad para aquellos que la experimentan. Precisamente estos viajes submarinos descubren  a veces, maravillosos encuentros. Un pecio cubierto de algas y conchas, inmerso en ese mar que lo transforma y adapta a su paisaje. es un momento en que la emoción es inevitable; cuántos momentos evocan estas escenas...el sueño es interminable, se pierde en el tiempo.

Adrián García nos sorprende con sus obras encerradas en habitaciones. También el mar está presente en estos espacios casi oníricos que la impresionante calidad pictórica de García le permite transportarnos a sus mundos y pasar a muy distintos escenarios, lo fantástico puede con todo. Presenta una obra que reflexiona en esa imperante necesidad del hombre en dominarlo todo...incluso llegando al extremo de domesticar la naturaleza.

El hombre se ha apartado tanto de ella, se ha aislado en sus ciudades que en cierto modo la defienden del temor de su fuerza a la que nos encontramos impotentes, el sublime que queremos atrapar y dominar. Una gran utopía.

Por otro lado, James Lambourne se funde directamente con la naturaleza. Su ojo está puesto siempre en aquello que nos pasa desapercibido, un liquen sobre una piedra, una roca que evoca una cara, una rama... Artista que ha centrado su obra en el Land Art, presenta aquí escenas que reproduce también en jardines y grandes espacios naturales. Las piedras son el origen o punto de partida de sus obras y a partir de ahí, se desarrolla y expande hacia los mundos que sólo el nos permite observar. Un incansable observador de lo aparentemente nimio que nos descubre y abre ante paisajes nuevos que sólo él nos revela. Es un guardián de paisajes escondidos.

El francés Marc Sparfel es el único que no ha vivido en la isla pero su infancia en la Bretaña francesa le tocó también con el latido del mar. Sus coloridas  esculturas realizadas a partir de maderas recicladas, contrasta con los sobrios pero vitales colores de la gama de azules de los demás artistas que forman el grupo; sus esculturas son abstractas, no buscan parecido con ninguna realidad salvo la de su imaginación. El artista ensambla trozos de madera de diferentes colores o bien le da un acabado final monocromo a otra obra. A veces el observador, quiere encontrar algo reconocible en sus formas y es posible que lleguemos a ver algún animal inclasificado...todo queda abierto a la imaginación humana.

bottom of page