FRANCESC FLORIT NIN
CAU
Del 17 de septiembre al 29 de octubre 2021

 

CAU

La exposición reflexiona sobre los tiempos inciertos que estamos viviendo, donde nos volvemos más virtuales y  poco ligados a la realidad concreta y tangible. Antes vivíamos tiempos de incertidumbre. Ahora, además, esta incertidumbre se ha hecho frágil. En tiempos de pandemia, el arte se reinventa como todas las cosas de este mundo. El confinamiento nos obliga a volver a sentir la necesidad de lo que es imprescindible, y nada más. Es un tiempo que pide de cada uno un reencuentro consigo mismo. El arte ya era, y es, un reencuentro, una incertidumbre y una fragilidad, porque buena parte de la obra artística es una reflexión del hombre sobre el hombre.

En tiempos frágiles, en el aislamiento rebrotan algunos valores propicios para el arte: el silencio, la contemplación, la quietud, la concentración, la atención, la lentitud, el aprendizaje...

Entre las necesidades básicas, figura del arte como expresión de la naturaleza humana, desde los tiempos remotos de la humanización. Sin embargo ahora vivimos la época del antropoceno que hace peligrar justamente la especie misma cuando la aleja de sus vínculos con la naturaleza.

A pesar de todo, el hombre pide música, consume ficción, entra en los museos, lee poesía... por la urgencia de comunicarse y de expresar sus interioridades, de compartir sus experiencias. Se trata sobre todo de salvar un orden en la confusión general.

Así el arte expone la parte más escondida de nosotros mismos. Las imágenes que Florit Nin ha ido creando en los últimos años tienen mucho que ver con esa reflexión: el hombre, por su capacidad, se ha desprendido de su componente corpóreo y ha enfermado. Este desprendimiento se efectúa por el gran desarrollo mental, por el órgano regulador del pensamiento y de todo el cuerpo: el cerebro.

CAU

 

l’exposició de Francesc Florit Nin reflexiona sobre el temps incerts que vivim, un temps que cada vegada es tornem més virtuals i per tant poc lligats a la realitat concreta i tangible. Abans vivíem temps d’incertesa. Ara, a més, aquesta incertesa s’ha fet fràgil. En temps de pandèmia l’art es reinventa com totes les coses d’aquest món. El confinament ens obliga a tornar a sentir la necessitat d’allò que és imprescindible, i res més. És un temps que demana de cadascun un retrobament amb si mateix. L’art ja era, i és, un retrobament, una incertesa i una fragilitat, perquè bona part de l’obra artística és una reflexió de l’home sobre l’home. 

En temps fràgils, en l’aïllament rebroten alguns valors propicis per a l’art: el silenci, la contemplació, la quietud, la concentració, l’atenció, la lentitud, l’aprenentatge... 

Entre les necessitats bàsiques, hi figura l’art com expressió de la naturalesa humana, des del temps remot de la humanització. Tanmateix ara vivim l’època de l’antropocè que fa perillar justament l’espècie mateixa en allunyar-la dels seus vincles amb la naturalesa. 

Amb tot l’home demana música, consum ficció, entra als museus, llegeix poesia... per una urgència de comunicar-se i d’expressar les interioritats, de compartir les experiències. Es tracta sobretot de salvar un ordre dins la confusió general. 

Així l’art ens exposa la part més amagada de nosaltres. Les imatges que Florit Nin ha anat creant en els últims anys tenen molt a veure amb aquesta reflexió: l’home, per la seva capacitat, s’ha desprès del seu component corpori i ha emmalaltit. Aquest despreniment s’efectua pel gran desenvolupament mental, per l’òrgan regulador del pensament i de tot el cos: el cervell. 

Francesc Florit Nin (Ciutadella de Menorca. 1960)

 

Ha celebrado más de treinta exposiciones individuales y numerosas colectivas. Ha presentado obras en galerías de arte de Menorca, Mallorca, Barcelona, Madrid, París y Londres. Tiene obras en colecciones institucionales como el Consell Insular de Menorca, Govern Balear, Fundació Sa Nostra, Fundación Beltrán, Mardevall Art Fundation, y otros.

Actualmente trabaja sobre el concepto del vínculo entre naturaleza y hombre a través del motivo de la cabeza y el cerebro humano. Entiende el arte como una vía sensitiva para comprender la condición humana. Según dijo el crítico Gabriel Carrió, "en un sentido global, quedamos ante un cuidadoso milagro sensitivo que vale la pena contemplar con discreción y en silencio.» Y en palabras de Carlos Jiménez, la obra de Florit Nin habla de un "humanismo que ha perdido su divinidad"