Damià Ramis Caubet

El animal como tema llegó a mi obra –pintura y escultura- poco a poco, sin hacer ruido. Primero fueron algunos insectos, después llegaron los peces y las lagartijas. Y así seguido. Sin yo darme cuenta, este pequeño zoológico fue desplazando, sin empujones, al cuerpo humano –macho y hembra- que hasta entonces había sido el amo y señor de mis creaciones.

 

Reconozco que no me dolió nada olvidarme de las anatomías humanas, quizá porque hacía ya un tiempo que el Hombre, como concepto –objeto y sujeto- iba perdiendo interés como referencia inspiradora. Me aburría la monotonía del “cabeza, tronco y extremidades” de siempre y, lo que es peor, perdí interés por el ser humano como ente pensante, reflexivo y creativo.

 

Quizá el hecho de que hace ya más de treinta años que viva y trabaje en la Serra de Tramuntana, en plena montaña, rodeado de naturaleza y de bichos, haya influido en esta evolución  conceptual, no sé; pero lo cierto es que en todos los años que llevo dedicado a la escultura – que van para cuarenta- jamás una temática había calado tan hondo en mis trabajos. Y, así en confianza, tiene toda la pinta de haber venido para quedarse hasta el final.

 

A veces me he preguntado el porqué de esa seducción por el animal como referencia temática, y la única respuesta razonable que encuentro es que en el animal queda concentrada toda la esencia expresiva, estética  y experimental que siempre he buscado en el arte. Cada obra es un mundo, un enigma a resolver. Nada tiene que ver un pato con un chimpancé, ni un pez espada con un búho; y ahí está el reto. Me apasiona que cada animal me plantee  una nueva incógnita con su “arquitectura” anatómica y sus movimientos, y en esa evolución/renovación constante creo que está el secreto de la supervivencia de mi obra y el entusiasmo con el que inicio cada uno de mis trabajos.

 

Al final, cuando observo una de mis esculturas acabadas, lo que tengo ante mí es un perro, o un gallo o una pantera, pero mis ojos, y mis emociones, se van olvidando del cuerpo del animal y se concentran en el juego de texturas y colores que dan vida a la obra. Y allí me identifico, y a veces me sorprendo. Y me pregunto si toda mi obra vivirá en aquellos pocos centímetros cuadrados.

 

 

 

 

Bodegón con pez
Bodegón con pez

press to zoom

press to zoom

press to zoom
Bodegón con pez
Bodegón con pez

press to zoom
1/3